06 febrero 2013 ~ 4 Comentarios

Ponerse las botas

¿Preparas el DELE? ¿Te gusta aprender vocabulario?

El tío Casiano colabora con EBPAES – Spanology explicándonos el origen de diferentes locuciones, refranes, expresiones, dichos populares, tan importantes para el buen uso de la lengua. Desde el nivel B1 es bueno introducirlos poco a poco para que en niveles más altos estén completamente integrados en el vocabulario activo. Si queréis conocer más solamente tenéis que seguir las publicaciones de Casiano y hoy os dejamos esta: ponerse las botas.

Ponerse las botas

Esta locución se utiliza en situaciones en las que alguien saca gran beneficio de algo y se usa más cuando el beneficio o satisfacción procede de una buena comida, copiosa y sabrosa.
Hubo tiempos en los que el hecho de tener botas era marca de prestigio y nivel de vida alto, solamente los caballeros, para montar a caballo, y clases más adineradas podían llevar botas o calzado en lugar de alpargatas o ir descalzos. A partir de la Edad Media es ya una marca de distinción e incluso existían numeraciones en Inglaterra. No es hasta el s.XVII cuando comienza a convertirse en un elemento de moda y se llevan a cabo las primeras producciones de grandes lotes de calzado. Por consiguiente,en la historia, las botas y el calzado de calidad han implicado siempre riqueza, dinero y  abundancia.

EJEMPLOS

  • En verano, los hoteles de la costa se ponen las botas con tantos turistas. (Reciben un gran beneficio por tener tantos turistas y clientes)
  • Cuando voy a casa de mi abuela, me prepara mis platos favoritos. Siempre me pongo las botas. (Satisfacción por comida abundante y sabrosa)

Para practicar español, podéis escribir vuestros propios ejemplos y dejarlos en “comentarios”.

¡Gracias!

4 Respuestas a “Ponerse las botas”

  1. Karen 7 febrero 2013 at 7:30 Permalink

    Las compañías de petróleo se ponen las botas cada día en los Estados Unidos. La gente continua a manejar los carros con un motor de combustión interna y el gobierno les provee subsidios impuestos de diez a cincuenta y dos mil millones anualmente.
    Lo siento si mi respuesta es demasiado política.

    • María 7 febrero 2013 at 7:30 Permalink

      No te preocupes, Karen. Has utilizado la expresión muy bien.

      Un saludo,

      EBPAES

  2. Lars 7 febrero 2013 at 7:30 Permalink

    ¡Qué sorprendente el origén de esta expresión!
    Muchas gracias por explicarlo.

    • María 7 febrero 2013 at 7:30 Permalink

      La verdad es que es muy interesante cuando descubres cómo la historia deja su huella en la lengua.

      Un saludo,

      EBPAES


Leave a Reply