05 octubre 2016 ~ 2 Comentarios

Mi aventura de DELE

Mi aventura de DELE

 

Es un día soleado de julio, estoy subiendo una colina en la preciosa ciudad de Santander. Son las ocho de la mañana y las calles están tranquilas. Mi objetivo es la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, donde haré el examen DELE, nivel A2.

– Estoy aquí para el examen DELE – le dije al guardia de seguridad en la entrada principal. Él sonrió y me hizo un gesto hacia un gran edificio con U.I.M.P. en enormes letras en el lado.

captura-de-pantalla-2016-09-30-a-las-16-31-36

Dentro repetí mi pregunta a la recepcionista. Ella sonrió, casi rió. -Muy bien, muy bien. Segunda planta-. En el área principal de la segunda planta había unos cuantos  estudiantes que estaban esperando.

¿Por qué estaba allí? Pues había decidido hacer un examen DELE en julio para darme un objetivo y la motivación adecuada después de que mi clase de grupo en una universidad local terminara en marzo. Ahora dudaba de si era realmente una buena idea.

Cuando hablé de mis planes a Raquel,  le había mencionado ir a Madrid para hacer el examen;  – Hace demasiado calor- , dijo, -¿qué hay de la costa norte de España?-

Esta fue una idea excelente y Santander ofrece unas hermosas vacaciones en un clima de verano perfecto.  También le había preguntado a Raquel en qué nivel debería inscribirme; ella tenía bastante claro que el nivel A2 era el nivel apropiado para mí. Como se puede leer más tarde tenía razón en esto también.

Son las 8:30 de la mañana, la hora se nos han dicho por email. Esperamos. El lenguaje del cuerpo y el ambiente era el propio de preocupación y tensión.

 

captura-de-pantalla-2016-09-30-a-las-16-30-40

Pronto la supervisora (controladora) aparece y nos da instrucciones. Todo parece muy organizado. Cada estudiante tiene que mostrar una identificación fotográfica (para mí, mi pasaporte) y luego a cada estudiante se le mostró personalmente su lugar en la sala de examen.

 

captura-de-pantalla-2016-09-30-a-las-16-29-38

Mientras esperaba me había dado cuenta de que muchos otros estudiantes estaban hablando en español con fluidez; ¡que extraño! Pero entonces recordé que el DELE A2 es la competencia lingüística mínima para la solicitud (llamada la CCSE) para ser un ciudadano de España. De hecho, no hay que inscribirse por la página web habitual DELE, sino a través del portal de CCSE web (https://ccse.cervantes.es/node/299337), si quieres hacer el examen A2 en España.

Estoy esperando en la sala de examen, mientras que los otros estudiantes se identifican y se dirigen a su asiento.

El horario para el examen es:

  • 9:00 – 10:00 prueba de comprensión de lectura (leer)
  • 10:05 – 10:40 prueba de comprensión auditiva,

 entonces, una pausa

  • 11:05 – 11:55 prueba de expresión e interacción escritas (escribir)

la comida

  • 13:45 – 14:15 prueba de expresión oral (escuchar y hablar)

La cuarta parte se hace individualmente con el entrevistador ( y una observadora) para que cada estudiante tenga horas diferentes después de la comida. La mía era 13:45.

Fue esta cuarta parte, la prueba de expresión oral, la parte más difícil del examen. En las 10 clases anteriores al examen, Raquel  concentró el trabajo en esto. Hay cuatro tareas dentro de la prueba de expresión orales; las dos principales son el ‘monólogo’ donde hay que hablar de tres a cuatro minutos sobre un tema preparado; y una descripción de una foto.

La práctica constante del “monólogo” y la “descripción de una foto” en mis lecciones semanales con Raquel fue un trabajo duro. A veces me parecía que no hacía ninguna mejora en absoluto. Raquel fue muy paciente.

En las otras partes del examen Raquel me encargó prácticar en mi tiempo libre. Hay bastantes libros de texto de revisión disponibles para comprar, elegí el Cronómetro El “Manual del Preparación del DELE”, publicado por Edinumen y trabajé con él.

 

captura-de-pantalla-2016-09-30-a-las-16-28-19

La prueba de comprensión de lectura es una prueba extraña. Las cinco tareas no son fáciles de comprender y hay un montón de presión de tiempo para completar todos ellos en los 60 minutos asignados, lo que sin duda necesita práctica sobre las preguntas de antemano.

El examen comienza, y el tiempo pasa rápido. Me siento tranquilo y me concentro. La supervisora se detiene la primera parte del examen en explicar de nuevo lo que hacer en la primera tarea; la segunda parte, la auditiva, es muy dura, pero como esperaba. Me quedo sin tiempo en la tercera parte, la escritura, y tengo que apresurar la última tarea. Por fin, en el examen oral, el entrevistador es muy agradable, y alentador cuando hablamos de cortes de pelo. (Un tema que había practicado con Raquel sólo una semana antes). De repente se terminó, y estuve libre. Pude disfrutar el resto de mis vacaciones.

captura-de-pantalla-2016-09-30-a-las-16-27-26

Los estudiantes sobreestiman su progreso en el corto plazo; pero subestiman su progreso en el largo plazo.

Mirando hacia atrás en las 12 semanas anteriores, puedo ver ahora que mi español ha mejorado; mi capacidad de habla y escucha, en particular. Hacer el examen DELE ha sido un proyecto exitoso, independientemente del resultado real del examen. Me acuerdo deun sabio consejo de una profesora:

Es mejor en  inglés:

Students overestimate their progress in the short term; but underestimate their progress in the long term.

Posdata:

Septiembre: Tengo las notas del examen ahora, y ¡aprobé! Aquí están los detalles:

captura-de-pantalla-2016-09-30-a-las-16-26-01

‘Apto’ significa que lo he hecho bien.  Las cuatro partes del examen se reunieron en dos grupos, y hay un mínimo de nota de aprobado del 60% para cada grupo. Acabo de sacar el grupo 2 por solo 0,42%. ¡Uff!  Una Aventura, de hecho.

Saludos,

Phil Watkinson.

 

2 Respuestas a “Mi aventura de DELE”

  1. Mary 5 octubre 2016 at 7:30 Permalink

    ¡Qué interesante leer del reto de Phil llevado a cabo con éxito! ¡Enhorabuena a él y a Raquel!

    También me gusta ver su foto porque he leído muchas comentarios de él en El blog.

  2. Phil Watkinson 7 octubre 2016 at 7:30 Permalink

    Hola, Mary:

    Gracias por tus palabras amables; Yo también he visto tu nombre en muchos comentarios.
    El examen DELE es exhaustivo y de largo, era un trabajo duro; pero he mejorado mucho mi español como resultado.

    ¡Y nos encanta Santander! Nos gustan los parques y las playas, y las carreteras bordeadas de árboles. Y el tiempo estaba perfecto – súper días soleados con una brisa de la mar así que no estaba demasiado caliente. La mayoría de los turistas son españoles, y es raro oír otra voz Inglés. ¡Encantador!

    Saludos,
    Phil.


Leave a Reply