07 marzo 2012 ~ 12 Comentarios

Para aprender vocabulario…

…y no olvidar el que ya se sabe

¡Hola a todos!

El artículo sobre el español de esta semana os trae algunos consejos para integrar nuevas palabras en vuestro vocabulario, reforzando además el que ya sabéis. Aprender vocabulario y retenerlo en la mente no es algo inmediato ni fácil. El estudiante de un idioma extranjero aprende unas diez palabras al día, a base de leer, escribir, oír palabras… y sobre todo utilizarlas, llevarlas a la práctica. ¿Cómo optimizar el aprendizaje de nuevas palabras? Aquí, algunas indicaciones:

1. Cuando leas: llena de significado las nuevas palabras que aprendas. Cuando decimos significado, nos referimos en este caso al que las nuevas palabras tienen para ti. Leer es un ejercicio individual, y la integración de las nuevas palabras leídas tiene que serlo también. Piensa en la nueva palabra y asóciala con tu experiencia. Si es un verbo, como “pulsar” piensa en cuántos botones pulsas al cabo del día. Pulsas el botón de encendido de la cafetera, el botón de apertura del microondas, el botón de llamada del ascensor… Sin darte cuenta, estás ayudando a tu mente a crear conexiones entre el nuevo verbo y tu vida cotidiana, y estás aprendiendo la combinación  de dos palabras que frecuentemente aparecen unidas: “pulsar” y “botones”.

2. Cuando oigas una palabra nueva en una conversación, pregunta su significado si no puedes deducirlo por el contexto. Asegúrate de haber entendido bien, e intenta inmediatamente utilizar la nueva palabra en una frase tuya. Después, asóciala a la persona que te la ha enseñado. Funciona.

3. Cuando hagas ejercicios escritos de español y encuentres palabras que no conoces, escribe en un papel aparte las palabras nuevas. Después, búscalas en el diccionario y, muy importante, escribe al lado de cada palabra nueva otras que ya conozcas, que estén relacionadas  con las nuevas. La clave es crear redes entre palabras del mismo campo semántico. Imagina que la nueva palabra es “pala”. ¿Qué otros objetos suelen aparecer al lado de una pala? Si estamos en la playa, un cubo, la arena, un rastrillo. Si estamos en un jardín, seguramente encontraremos unas tijeras de podar, una regadera, un rastrillo también.


4. Como ya  aconsejamos en otro post, ¡etiqueta tu casa! Pon etiquetas en todos aquellos objetos que estás aprendiendo, utensilios, electrodomésticos, muebles etc. Fácil y divertido.

5. Aprender y recordar preposiciones… Aunque merece un post aparte, aquí tienes una breve indicación: recuerda que la preposición “a”, con verbos de movimiento por ejemplo, indica dirección hacia adelante. Cada vez que pienses en una acción de ida a un lugar, señala con el dedo delante de ti. La preposición “de” indica la procedencia de un lugar. Cuando pienses en una acción de procedencia de un lugar determinado, señala con el dedo detrás de ti. La preposición “por” indica cuando acompaña a verbos de movimiento la idea de tránsito a través de un lugar. Corro por el parque, por ejemplo. Cuando pienses en una acción como esta, haz un círculo con el dedo, delante de ti.  Este es un ejercicio sencillo que puedes hacer mientras estás fuera de casa y te diriges a algún lugar.

¿Qué otros métodos utilizas para aprender vocabulario? Déjanos tu experiencia en comentarios.

 Posts relacionados: Optimiza tu tiempo: idiomas Recursos para el aprendizaje de idiomas

 

Continuar Leyendo

30 noviembre 2011 ~ 14 Comentarios

Español de aquí, español de allá

¡Hola a todos!

El artículo sobre el español de esta semana recoge la petición de algunos de nuestros seguidores de tratar el tema, tan interesante, de los distintos significados y de las distintas palabras utilizadas en España y en Hispanoamérica, para nombrar la realidad que nos rodea. Al conjunto de estas diferencias se le da el nombre de variación lingüística geográfica o espacial, o variación diatópica. Tradicionalmente se ha considerado que, en el caso de la lengua española, hay dos variedades: el español de España y el español de América. En realidad, como sabéis, las variedades del español en cuando a significantes y significados forman un grupo mucho más complejo.

Vamos a agrupar los ejemplos de la siguiente manera:

1) Alimentos

2) Objetos domésticos

3) Verbos de movimiento

4) Verbos que expresan sentimientos y/o interacción humana

1) Los alimentos

Mientras en España comemos plátanos, en Venezuela preparan platos exquisitos con cambures.  Algo parecido ocurre con la batata, como llaman en Argentina a la deliciosa patata dulce, conocida en España y Cuba como boniato, y en Perú como camote. Mientras en España comemos cacahuetes mientras tomamos una cerveza, en Venezuela se refieren al mismo fruto seco con el nombre de maní. ¿Con qué legumbre preparamos en España la fabada asturiana? Con alubias de la variedad blanca. Las alubias españolas son los porotos chilenos o las caraotas venezolanas, o los frijoles mexicanos…

Son muchos, ¿verdad?

Melocotones y albaricoques, tan ricos en el verano español, podrás encontrarlos en Chile bajo el nombre de duraznos y damascos, respectivamente. Fresas en España, frutillas en Chile. En Guatemala, Honduras y México, no es raro referirse a los huevos como blanquillos. El maíz español es el elote mexicano. Si buscáis calabaza en España, preguntad por zapallo en Chile.

2) Objetos domésticos

Todo el mundo en España tiene en casa un barreño. No pretendáis ser comprendidos en Venezuela si usáis la palabra española… allí un barreño es una ponchera. Mientras en España tendemos la ropa y la  fijamos con pinzas, en Argentina usan broches de la ropa, en Cuba palitos de tender y en Chile perros de la ropa. En España colgamos nuestra ropa en el armario en una percha. En Perú usan colgadores, en Venezuela, ganchos. Si mandas una postal en España, comprarás un sello, ¿verdad? En Argentina, pide estampillas, y en México, timbres. Escribimos en España con el bolígrafo. En Argentina usan un birome, en Bolivia un puntabola, en Chile una lapicera. En Ecuador, un esfero.

3) Verbos de movimiento

En España, cuando no tenemos mucho tiempo y sí muchas cosas que hacer, nos damos prisa. La colocación es darse prisa, muy utilizada. En República Dominicana es darse rápido, en México, correrle. En casi toda Hispanoamérica usan el verbo apurarse para expresar darse prisa. Curiosamente, apurarse en España tiene el sentido de preocuparse. Nos levantamos de la silla, de la cama, del sofá… en España. Levantarse en España es pararse en casi toda Hispanoamérica. También en este caso el verbo pararse tiene un significado completamente diferente en España: pararse equivale a detenerse.

4)Verbos que expresan sentimientos y/o interacción humana.

En España, cuando recordamos con nostalgia la ausencia o la pérdida de una persona o cosa muy querida, decimos que echamos de menos a esa persona o cosa. También podemos utilizar otros verbos como añorar o extrañar, pero los percibimos como de uso literario, por lo que preferimos la locución echar de menos. Hay países de Hispanoamérica donde solamente utilizan el verbo extrañar (Argentina, Bolivia, Costa Rica, Ecuador, Venezuela, Perú…). Solo una minoría (México, Chile, Cuba…) utiliza corrientemente la locución echar de menos. Hay muchas posibilidades en España para expresar el sentido de “causar dolor o molestia”. Hacer daño, herir, molestar, dañar, lastimar, fastidiar, incordiar… Es el primer uso, el de la colocación hacer daño, el más frecuente. En casi todos los países de Hispanoamérica el uso común impone el verbo lastimar, seguido de herir, por su frecuencia. Por último, el caso de los verbos utilizados para expresar el sentido de hablar varias personas unas con otras, merece una mención. En España hablamos, charlamos, conversamos. Hablar y conversar son verbos compartidos en casi todo el dominio hispano, no así charlar, que aparece en menos ocasiones. En México, además de los dos primeros, suelen usar dialogar y platicar. En Venezuela, lo común es echar cuentos o chismear, además de conversar.

Y ahora, vosotros. ¿Tenéis más que añadir? Seguro que sí. ¡Dejadnos vuestros comentarios!

Continuar Leyendo