Hoy en locuciones del español, os traemos una expresión cuyo origen está en el mundo ganadero castellano: ir por lana y volver trasquilado. Vamos a estudiar su significado, su origen y vamos a poner algunos ejemplos.

Significado

Decimos que alguien “fue por lana y volvió (salió) trasquilado” cuando espera obtener un gran beneficio de una determinada situación, y sin embargo obtiene una pérdida, una desilusión o un desengaño, o todo a la vez. Se aplica esta locución también a todas aquellas situaciones cuyo resultado es el opuesto al previsto, y que acaban mal de forma inesperada o catastrófica. También podemos aplicarla cuando alguien quiere ofender a otra persona, y resulta ofendido él mismo.

Vocabulario

La lana: es el pelo de las ovejas y de otros animales, que se usa para hacer tejidos. En el caso de la meseta castellana, la lana provenía y proviene de las ovejas. Ir por lana significa “ir a buscar lana”.  Usamos muy frecuentemente esta combinación de verbo y preposición.

Trasquilar: significa cortar el pelo de las ovejas y de otros animales. Los pastores trasquilaban (y trasquilan) a las ovejas al final de la primavera, es decir, justo en esta época del año. Un sinónimo de trasquilar es esquilar. 

Origen de Ir por lana y volver trasquilado

En el mundo pastoril castellano de la edad media y siglos sucesivos, el comercio de la lana con el norte de Europa constituyó una importante fuente de riqueza. La lana de las ovejas era, por tanto, un bien preciado. Cada vez que uno de estos animales se perdía, por azar o por descuido de los pastores, era muy probable que volviera al rebaño sin su pelo, es decir, trasquilado. Esto constituía un pérdida de ganancia para el dueño del rebaño, y por tanto un hecho indeseable.

Ejemplos

  • Julián pensó que ese sería el negocio de su vida y sin embargo se ha arruinado. Fue por lana y volvió trasquilado.
  • Quiso ofendernos con sus palabras pero se dio cuenta de que no podía con nosotros, vino por lana y salió trasquilado.

Otras locuciones relacionadas con el mundo animal:


3 commentarios

Karen · 23 mayo, 2012 a las 7:30

Tengo un pregunta por el pasado en estos situaciones “¿Quién trasquiló la oveja?” Una oveja no pueda trasquilarse. Probablemente no tengo un verbo reflexivo “trasquilarse”; quizás un nadador serio se trasquile o solo se afeite su cuerpo.

Esta locución es interesante también porque uno de mis aficiones son es el tejido y el diseño. Cuando estuve en España, me parecí que no fuera mucho interés en el tejido. Las tiendas de hilo tuvo principalmente el tejido de acrílico. No me gusto hilo acrílico. El tejido podrá durar solo un tiempo corta. También el hilo de lana fue de otras países: Alemana, Italia y Inglaterra.

    Raquel · 24 mayo, 2012 a las 7:30

    Hola, Karen:

    Efectivamente, no existe un verbo reflexivo como “trasquilarse”. Los pastores trasquilan (o esquilan, del verbo esquilar) a las ovejas. Los deportistas se depilan el cuerpo, del verbo depilarse. Pueden usar varios procedimientos, entre ellos el afeitado, y de ahí “afeitarse”.

    Nos dices que te gustan los tejidos y el diseño. ¿Sabes tejer? ¿Cómo lo haces?

    Un saludo,

    EBPAES

Karen · 25 mayo, 2012 a las 7:30

Me gusta hacer punto y coser. Es divertido a hacer cosas creativas y los procesos son relajantes. Quizás tu gustes tejer. Tu estás de moda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.