El pasado día trece de junio, la Fundación Telefónica presentó por primera vez las conclusiones de un trabajo llevado a cabo desde hace diez años por el Instituto Cervantes y bajo los auspicios de la Fundación Telefónica. Este trabajo tiene por objeto evaluar la evolución y el valor económico de la lengua española.

El Blog para Aprender Español estuvo en el auditorio donde se celebró este encuentro. Hoy os traemos, resumidas, algunas de nuestras impresiones.

1. La expansión del español como lengua de los negocios.

Es un hecho que, el desarrollo económico de las potencias emergentes de Hispanoamérica, ha tenido como lengua vehículo el español. La creciente importancia de aprender español en países vecinos del mismo cono sur, por ejemplo, es una prueba de la proyección de futuro que el español tiene, y de la buena inversión que representa el estudiarla.

La presencia -cada vez mayor- de hispanos en EEUU, hace igualmente que el español sea un idioma cada vez más frecuente en todo tipo de intercambios, desde los cotidianos hasta las más importantes transacciones económicas. Es cierto que el inglés sigue siendo la lengua de los negocios por excelencia, y muy probablemente lo seguirá siendo en el futuro. Pero según Javier Nadal, presidente ejecutivo de la Fundación Telefónica, la gran posibilidad del español es competir con el chino en lo que a segunda lengua de los negocios se refiere, argumentando que aprender español  -para la mayor parte del mundo desarrollado- es más accesible que aprender chino.

2. El español, en términos de política económica, ha de ser considerado como un bien preferente.

En cada uno de los países donde se habla español, tienen que existir políticas que impulsen la expansión internacional del español como activo “que no sufre las oscilaciones de la prima de riesgo”, según palabras de José Luis García, director del proyecto de investigación. El mismo ponente propone dos vías  de impulso: el carácter panhispánico del Instituto Cervantes y la colaboración y adopción de la política del Instituto Camoes. Español y portugués suman ochocientos millones de hablantes. ¿Por qué no cooperar y ayudarse? Nos parece muy buena idea. Estamos de acuerdo, igualmente, con la idea de romper los diques de un solo ministerio: el Instituto Cervantes, necesariamente, ha de ser panhispánico, y no solo español.

3. Retos del español como lengua de comunicación internacional.

El primero, aumentar su estatus. El español necesita ser considerado una lengua de comunicación internacional en las principales instituciones europeas y mundiales, y tiene que ser usado, en la práctica, para estos propósitos. Su presencia es aún muy baja, es aún una lengua subalterna, no considerada como lengua de trabajo, a la par que el inglés, el francés y el alemán.

El segundo, ser lengua vehículo de investigación científica. Hay que contrarrestar la situación de inferioridad que el español aún tiene en estos dominios. Entre las lenguas seleccionadas para el Sistema Europeo de Patentes, no figura el español, lo cual es muy significativo de la consideración en la que se tiene a la lengua española en Europa.

El tercero, elevar la presencia del español en la red con contenidos de calidad. 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.