Los puntos suspensivos son un signo ortográfico y como tal tienen sus reglas y usos. Generalmente, nos indican una interrupción o pausa.  Son de uso frecuente… ¿quizás demasiado?

Usos de los puntos suspensivos

Lo primero de todo y muy importante es: son tres puntos consecutivos, ni cuatro ni dieciséis ¡solamente tres! Atención a los usos que os explico a continuación:

Pausa o interrupción

De hecho, de ahí viene su nombre; una pausa en el discurso el cual queda suspendido. Esta pausa podría ser debida a una duda, un temor, un suspense:

Creo que he hecho bien la entrevista para el trabajo… Es muy posible que me llamen de nuevo.

Han sido unos días duros en Madrid… Todavía no se han evaluado todos los daños causados por la nieve.

Puede tratarse de una pausa voluntaria, dejando el asunto o la frase sin concluir. Ocurre cuando el interlocutor cree que se sobreentiende el mensaje. Es muy común con refranes, por ejemplo:

Ya sabéis lo que ocurrió con Pablo y Ana… Ni Romeo y Julieta

A quien madruga… Ya sabes lo que ocurre.

Insinuar palabras malsonantes u otras expresiones

Así, en muchas ocasiones se usan para no terminar de reproducir la palabrota completa:

Menudo hijo de…  

Anda filippo rispoli y que te den… 

Intención enfática o expresiva

En estos casos tiene la intención de enfatizar algo. Resulta muy expresivo al alargar el texto entonativamente:

Fueron unos días difíciles… No podíamos más.

Me quedé de piedra… Fue una sorpresa increíble.

Enumeración

En este caso toma el mismo valor que etcétera o etc. Es probablemente, uno de los usos más frecuentes.

Hicimos muchas cosas: visitamos el Museo del Prado, caminamos por el centro, comimos en una taberna típica…

Atención a estos casos y ¡no te equivoques!

  1. No necesitamos añadir etc. o etcétera: en una enumeración  con puntos suspensivos ¡evita la redundancia! Hay que elegir un elemento únicamente.

¡Sí! Ayer compré muchísimo: tomates, pepinos, lechuga…

¡Sí! Ayer compré muchísimo: tomates, pepinos, lechuga, etc.

¡No! Ayer compré muchísimo: tomates, pepinos, lechuga… etc.

2. No necesitan un punto al final: aunque terminen un enunciado ¡con los tres puntos es correcto! Aparecerán cuatro puntos únicamente cuando la última palabra es una abreviatura: pág., Sr….

3. Después de los puntos suspensivos, podemos colocar otros signos de puntuación como la coma, dos puntos o punto y coma sin dejar separación.

Cuando compruebes las medidas…, ven y encargamos el sofá.

4. Exclamación e interrogación: 

Si la oración no está acabada, se mantienen dentro:

  ¡Revisé todas las páginas… ! Me da mucha rabia haber tenido ese error.

Si la oración ha terminado, se colocan detrás del signo de puntuación:

¿Habrán terminado los estudiantes la tarea?… ¡Espero que sí!

5. Mayúsculas o minúsculas depende de si cierran o no el enunciado:

Te han llamado de la oficina… Espero que todo siga bien.

No sé qué hacer, pero… lo mejor será ir.


¿Quieres practicar? Aquí puedes hacerlo.

Deja tus ejemplos y te responderemos cuanto antes.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

kamagra oral jelly dianabol usa impotence reasonscomprimidos kamagra